Los lunes se supone que son de color azul. No así para nuestros bartenders de gira por Sri Lanka. Para ellos eran cientos de tonos diferentes, y el único azul sobre ellos era el impresionante cielo soleado por encima de las colinas, y muy lejos de niebla que cubría hasta más allá de las interminables alfombras verdes de té.

A medida que los brotes tiernos brillaron, y las plantas de té nos entregaban un verde dorado, como si supieran que producen algunos de los té más preciados del mundo, el equipo llegó a la Finca “Pedro”, uno de los mejores jardines de té en Sri Lanka.

Más temprano en la mañana, Rusty Cerven de el Reino Unido, había creado un interesante cóctel con té de esta región. En la finca del equipo probó el té de la Finca “Lover’s Leap”, uno de los tés más refinados producidos a esta altura.

La finca “Pedro” se encuentra en las laderas occidentales de la región de Nuwara Eliya. A a una altura de 2.000 metros, produce el “Dilmah Ran Watte” que significa “Jardín de Oro”. El “Dilmah Ran Watte” es delicado y suave, lo que refleja en una sutil fragancia.

En la noche, el equipo regresó a su base en el Grand Hotel Nuwara Eliya para hablar de negocios, y agitar un poco de té junto a otros líquidos en las cocteleras hasta muy tarde en la noche.