El quinto día del tour amaneció soleado, y el equipo estaba listo para ir de safari al parque a las seis y media de la mañana, a pesar del trasnoche que duró hasta tarde. Una pequeña lluvia de verano, en el cielo azul salpicado de blancas nubes, y una pizca de suave viento que alivió el calor de vez en cuando, hizo la mezcla perfecta para un día de safari en el 2º mayor parque natural de Sri Lanka. Aunque el famoso leopardo se negó a hacer acto de presencia, la rica fauna del parque que  incluyó elefantes, pavos reales, ciervos, mangostas, cientos de aves y un búfalo, que insistió en unirse al grupo, hizo de este safari un muy buen espectáculo.

El grupo regresó a tiempo para refrescarse con un chapuzón en el mar, para sacarse del alma un día sofocantel. Claro que para todos excepto Misja, que era la estrella de ese día. Su cóctel lo hizo en la playa barrida por el viento, a fuego lento, en el sol del mediodía, utilizando dos tés Dilmah, resultando tan refrescante como el buceo en ese inmenso mar azul. El cóctel, llamado ‘Copa Fria”, era una mezcla de Dilmah Brilliant Breakfast y Dilmah Peppermint Leaves con ginebra, jugo de manzana, jengibre fresco y hierba de limón. Las agradables notas cítricas, el jengibre zingy y la refrescante manzana y menta, todos reunidos y agitados vigorosamente con hielo, logrando un estupendo refresco.

A media tarde, después de un largo almuerzo, el grupo agotado y un poco quemado por el sol estaba próximo a hacer las maletas y volver a la carretera. La siguiente parada, en esta pequeña isla con sus diversas zonas climáticas, era el frío brumoso de las colinas de Nuwara Eliya.