CT8Q55731

La Mixología es una colorida combinación de sabor excepcional, energía creativa y un suave toque de distintos ingredientes que producen armonía al paladar. Agrega té a la ecuación, con sus múltiples variedades, y lleva este arte a un nivel completamente distinto.

La mixología con té requiere de experiencia y compromiso, y asimismo requiere entender la identidad única de cada té. Representa el arte de combinar la bebidas más indulgente de la naturaleza, con otros ingredientes para producir un cocktail, mocktail o shoot inspirado en té. Para que esto se logre, el mixologista debe comprender la influencia del terroir de cada té: El suelo, la humedad, las condiciones del viento, el sol y la temperatura que definen el carácter de cada té en forma particular, tal como la naturaleza quiso que fuera.

La Camellia sinensis, la planta de cuyos tiernos brotes se recoje a mano el verdadero té, produce un amplio espectro de gusto, sabor, resistencia, color, aroma y textura. Esta infinita variedad está en el corazón de la satisfacción que produce cada té, y es completamente artesanal. El té cambia con el tiempo. Por ejemplo un té de valle, que posee ciertas características únicas al momento de su cosecha, es totalmente diferente algunas semanas mas tarde con los cambios del clima.

Sin duda apreciamos el patrimonio y el terroir de cada uno de nuestros tés, pero su combinación con otros ingredientes y bebidas, es la base del programa Dilmah Tea Mixology . Es nuestro deseo que este programa ayude a crear una profundo conocimiento del té, por lo que le damos su debido lugar en la mixología moderna. El respeto de los delicados sabores y aromas, definidos por el terrior de cada uno de nuestros productos, y que forman la personalidad de cada té, es lo que hace especialmente compleja la tarea del mixologista, pero profundamente gratificante una vez que logra perfeccionarla.

El té siempre ha inspirado el compañerismo y el placer, características que continúan vigentes y estimuladas a través de una nueva faceta, como la camaradería y la vitalidad de la cocktelería moderna, que abarca la complejidad rica y hermosa del té.